VEME Digital » » Alternativas para 2024

Alternativas para 2024


By VEME - 08/5/20 9:12 AM




SIGNOS VITALES

Alberto Aguirre

El exvocero presidencial, Rubén Aguilar Valenzuela, retomó sus dotes de moderador, en la presentación de la “agenda ciudadana” de Futuro 21, la agrupación progresista que busca articular a los opositores a la Cuarta Transformación. El coordinador nacional y exembajador de México en Cuba, Ricardo Pascoe Pierce, encabezó al grupo de expositores, que incluían a Tere Vale, quien debió ausentarse por motivos familiares.

El exdelegado panista en Miguel Hidalgo, Demetrio Sodi; exsenadora del PRD y dirigente de Nueva Izquierda, Angélica de la Peña; la excandidata del PVEM a la alcaldía de Puebla capital, Paola Migoya, y la pintora Gabriela Sodi detallaron sobre las prioridades –a su juicio– que deben incluir las plataformas electorales a ser votadas el 1 de junio del 2021, en los comicios intermedios del sexenio lopezobradorista.PUBLICIDAD  

Pero fue Gabriel Quadri, excandidato presidencial en el 2012, quien materializó la hoja de ruta de esta intentona. Evitar la consolidación de la dictadura amloísta implica necesariamente arrebatar a Morena el control de la Cámara de Diputados.

El fracaso de la 4T –definió la cúpula de Futuro 21– obliga a un plan de reconstrucción nacional que, en el corto plazo, requiere de una agenda mínima de salvación nacional. La recuperación de San Lázaro –insistieron– sólo sería factible si los partidos políticos dejan de lado sus diferencias ideológicas y suman esfuerzos con la sociedad civil organizada.

¿Un frente electoral anti-AMLO? ¿O candidatos ciudadanos, acuerpados por las fuerzas políticas? La concertación democrática opositora está en ciernes y la convocatoria formulada por la dirigencia de Futuro 21 es su segundo llamado. El primero, hace un mes, fue el desplegado de los intelectuales mexicanos –Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín entre ellos– que provocó una reacción encrespada del Ejecutivo federal.

Concertación opositora… ¿para rescatar a México? Ricardo Pascoe, coordinador nacional de Futuro 21, reconoce que este plan pasa necesariamente por conquistar una mayoría en San Lázaro en el 2021. “Estamos en una etapa de construcción”, define, “y nuestra propuesta es que los partidos adopten candidaturas independientes, ciudadanas. ¿Quiénes y en dónde? Eso lo definiremos a su debido tiempo”.

Esta alternativa enarbolaría la defensa de la libertad y la democracia, producto del periodo de la transición democrática. Y si lograra su primer objetivo –según Gabriel Quadri–, de inmediato iría por la revocación del mandato de AMLO. En el 2022 habría un gobierno (interino) “de salvación nacional” y en el 2024 se elegiría al nuevo encargado de la reconstrucción nacional.

Desde la trinchera ciudadana, exfuncionarios y exdirigentes partidistas se suman al llamado de los intelectuales para articular un frente opositor en vísperas de una elección crucial para el rumbo del país. En ese mismo camino, hombres de empresa como Gustavo de Hoyos y Claudio X. González estarían listos para avanzar a la boleta electoral. La respuesta del PAN, del PRD, del PRI y del Movimiento Ciudadano sigue pendiente.

Efectos secundarios

¿OBSTÁCULOS? Han pasado cuatro meses desde que el Senado de la República convocó a la elección de los dos nuevos comisionados del INAI pero las comisiones de Justicia y de Anticorrupción, Transparencia y Participación Ciudadana no han concluido siquiera con la primera fase del proceso, que es la validación de los aspirantes. El registro –abierto el 19 de marzo– quedó suspendido “hasta nuevo aviso” por consecuencia de la contingencia sanitaria y el coordinador de la mayoría morenista, Ricardo Monreal Ávila, decidió sacar ese tema de la agenda legislativa. Entre los postulantes y algunas ONG existe la convicción de que sería mejor dar por concluido el proceso y lanzar una nueva convocatoria, dentro de un mes… ¿o reducir el número de integrantes en el Pleno del INAI? Ha lugar esa suspicacia, pues el hastío del Ejecutivo federal con los órganos autónomos es manifiesto, de acuerdo con una versión –no desmentida– de un memorándum transmitido a los mandos superiores de la CRE, el CENACE y la Comisión Nacional de Hidrocarburos en Palacio Nacional donde les ordenan “ajustarse a la nueva política económica y energética” y “de sumar esfuerzos con la Secretaría de Energía, Pemex y la CFE para rescatar las industrias del petróleo y de la electricidad de la nación”.

OPOSICIÓN. Al parejo de la nueva norma oficial que impondrá un nuevo etiquetado para alimentos y bebidas, ocurrió la modificación del artículo 161 del Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios por la que ya no se podrán adicionar nutrimentos a los alimentos no procesados o frescos, así como tampoco a los alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados que cumplan con los perfiles nutrimentales. La organización Contra Peso, a través de su coordinadora Ana Larragaña Flota, se manifestó contra esta medida. Y es que la fortificación de los alimentos es una de las estrategias que ha contribuido a remediar las deficiencias de micronutrientes, constituyendo una intervención exitosa adoptada ampliamente para tratar esta problemática. Incluso mencionan que, a nivel mundial, existe evidencia de sus efectos favorables a la salud, tanto en niños recién nacidos y mujeres embarazadas que consumieron alimentos con ácido fólico y vitamina D obligatorios, y aquellos que ingirieron alimentos fortificados con vitamina A y hierro. A diferencia del nuevo etiquetado, que recibió una prórroga de 60 días, la modificación al artículo 161 es inminente.



TE RECOMENDAMOS