VEME Digital » » Alimentación chatarra = población más agresiva

Alimentación chatarra = población más agresiva


By VEME - 07/6/20 10:19 AM




El 72.5 por ciento de los adultos mexicanos padece sobrepeso u obesidad, y el 37 por ciento de los niños. Entre 2010 y 2016, medio millón de mexicanos murieron por diabetes. 

En 2020, los desórdenes neuropsiquiátricos suponen el 14% del total de las enfermedades mundiales a pesar de esto la relación de la nutrición con los desórdenes psiquiátricos ha sido aún poco estudiada.

La mala alimentación trastoca nuestro cerebro. La falta de micronutrientes (mejor conocidos como vitaminas y minerales) aumenta los niveles de agresividad. Recientes investigaciones realizadas con personal recluso y alcohólicos violentos han descubierto que un déficit en ácidos graso omega-3 propicia el surgimiento de comportamientos agresivos, depresión, suicidios y violencia. 

Los ácidos grasos omega-3, que consumimos sobre todo con el pescado, propician óptimas conexiones neuronales, pero su consumo se ha reducido considerablemente en la dieta de los países desarrollados como consecuencia de los hábitos de vida.

México y la comida chatarra

En México el consumo de alimentos chatarra y refrescos se inicia desde la primera infancia, en ambientes familiares y escolares, y se relaciona con ocasiones festivas. Según datos de la Academia Mexicana de Medicina en el 2017, siete de cada 10 adultos (49 millones) y uno de cada tres niños (12 millones) presentaron sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida, refirió.

Los productos altamente procesados, elaborados a partir de ingredientes industriales, en su mayoría aditivos y sin casi ningún alimento natural. Bollería industrial, refrescos, patatas fritas de bolsa, cereales azucarados, embutidos y platos precocinados congelados.., están ampliamente en disponibles y, según diversos estudios, se volvieron relativamente más baratos que los alimentos frescos y nutritivos en los países ricos y en los emergentes.

Obesidad y Coronavirus

“La obesidad frente al COVID-19 es un factor de riesgo casi tan grave para los jóvenes como ser anciano”, según un experto de Johns Hopkins.

El estudio más importante que se hizo en Italia a 1591 pacientes de terapia intensiva informó una edad promedio de 63 años en los internados, con sólo 203 personas (13%) menores de 51 años. Las comorbilidades más frecuentes que se observaron fueron hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, y más raramente en 42 casos, un 4%, enfermedad pulmonar obstructiva. Datos similares han sido recopilados en China.



TE RECOMENDAMOS