Teniendo en cuenta que la Alerta de Género es un mecanismo útil para la erradicación de la violencia feminicida, se vio la necesidad de crear un ente ciudadano que vigile, fiscalice y participe activamente en el proceso de elaboración de la declaración de alerta en la capital.

El Comité de Ciudadanas en Observación y Seguimiento del Proceso de la Alerta de Violencia de Género en Ciudad de México (Comité Alerta CDMX) presentó el pasado 30 de octubre el Informe Sombra, que ya ha sido respaldado por más de 132 organizaciones y siete personas.

 En CDMX,  tan sólo de enero de 2012 a septiembre de 2017 se registraron 292 casos de feminicidios y 421 casos de homicidios dolosos contra mujeres.

Las cifras que se establecen en el Informe del Grupo de Trabajo son realmente preocupantes, ya que expresa que, de acuerdo con la información presentada por el Gobierno de la CDMX, de enero de 2012 a septiembre de 2017, se registraron 292 casos de feminicidios y 421 casos de homicidios dolosos contra mujeres1. También, según datos de la Procuraduría de Justicia Capitalina arrojan que, de enero de 2012 a septiembre de 2017, se registraron 67,520 casos de violencia familiar; 10,832 de lesiones dolosas; 9,985 de abuso sexual; 3,168 de violación; 586 de acoso sexual; 212 de tortura; 173 de trata de personas y 112 de secuestro2.

Tal y como lo establece la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Distrito Federal, la AVGM se emitirá cuando “Existan delitos graves y sistemáticos contra las mujeres; existan elementos que presuman una inadecuada investigación y sanción de esos delitos […]4”, cuestiones que se encuentran manifestadas reiteradamente en la Solicitud de AVGM realizada por las organizaciones peticionarias, en el Informe del Grupo de Trabajo conformado para atender dicha Solicitud y en el Informe elaborado por el presente Comité.

La violencia contra las mujeres en la Ciudad de México se presenta de manera sistemática, lo que demanda acciones urgentes y trascendentes, análisis de contexto, seguimiento de patrones, entre otras medidas, que deberán enfocarse para entender y erradicar esta terrible situación.

La Ciudad de México tiene graves problemas en materia del respeto a los derechos humanos de las mujeres. Hasta la fecha el Gobierno no ha podido garantizar que tengamos una ciudad segura, donde no corramos peligro de ser asesinadas, donde no se vean afectados nuestros proyectos de vida a causa de la violencia contra nosotras. Las instituciones gubernamentales no han podido garantizar que las mujeres víctimas de violencia puedan tener acceso a la justicia, a la verdad y a la reparación del daño.

Estos problemas no se resolvieron en seis meses, ni en ocho, sino que deben solucionarse de manera estructural (la Declaratoria de la AVGM permite que así sean atendidos). Los seis meses que marca la Ley para que el Estado atienda las conclusiones vertidas en el Informe del Grupo de Trabajo, son para sentar las bases de un piso mínimo de atención a la violencia feminicida. Sin embargo, la grave situación de la Ciudad de México no demanda sólo atención a los pisos mínimos, porque necesita cambios y mejoras estructurales. Por lo cual vemos necesaria y urgente la Declaratoria de Alerta de Género para la Ciudad de México.


El Informe Sombra se compone de siete capítulos, a través de los cuales el Comité presenta en sus páginas.