AMLO está revisando con lupa todos los programas sociales del país que están manchados de corrupción. Empezó con las guarderías siguió con los refugios y ahora va por los  comedores comunitarios.

Ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador dio la noticia de que va a dejar de darle presupuesto a 5,000 comedores que están a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social porque tienen muchísima corrupción y desde los gobiernos anteriores se usaban para desviar dinero.

Según lo que explicó, los recursos no estaban dirigidos a la gente que los necesitaba, sino que terminaban en las bolsas de los responsables de esos proyectos. Lo que sí es que también ayer, Claudia Sheinbaum explicó que, por lo menos en la CDMX, los comedores van a seguir funcionando a pesar de que su equipo está investigando una que otra irregularidad en ellos.

 “Se mantienen los comedores comunitarios. Hay una revisión, había varios comedores que operaban de manera irregular, había comedores que se decía que existían cuando en realidad no existían”, comentó en conferencia la mandataria.

Los comedores comunitarios se ubican en zonas de muy alta, alta y media marginación; deben estar por lo menos a un kilómetro entre uno y otro.  Surgieron en septiembre de 2013 en el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto; el precio de las raciones es de 10 pesos por persona. En 2018 fue el último año de esta estrategia que tuvo un presupuesto de 3 mil 205 millones 757 mil 494 pesos.

En el caso de la Ciudad de México, el programa de comedores no es controlado por el gobierno federal, sino por la administración capitalina. La comida también cuesta 10 pesos.

El programa en la capital surgió en 2009, cuando Marcelo Ebrard era jefe de Gobierno y Martí Batres, secretario de Desarrollo Social, esto en respuesta a la crisis económica que impactó a varios países a finales de 2008.

https://www.gob.mx/bienestar/es/articulos/te-interesa-abrir-un-comedor-comunitario-en-tu-comunidad