VEME Digital » » 15 de 17 programas sociales presentan problemas de incongruencias: Coneval

15 de 17 programas sociales presentan problemas de incongruencias: Coneval


By VEME - 07/27/20 10:42 AM




De acuerdo con el Coneval, 15 de 17 no coincide en el diagnóstico con lineamientos y reglas de operación; a 13 programas se les hicieron observaciones importantes en su matriz de indicadores de efectos para los beneficiarios

En 123 reuniones de trabajo y tomando en cuenta 7 factores el Coneval estudió los 17 programas del gobierno federal. El resultado: 15 presentaron problemas de incongruencias respecto del diagnóstico del problema que buscan atender y los objetivos que se plantean en los lineamientos, reglas de operación y la Matriz de Indicadores de Resultados, razón por la cual no está clara la orientación a resultados de las acciones de dichos programas.

En adición, a 13 programas se les hicieron observaciones importantes en su matriz de indicadores de resultados porque no se plantean los mecanismos para medir los resultados que obtendrá el beneficiario para mejorar su vida, con la ayuda del programa.

De hecho, las evaluadoras que apoyaron a Coneval destacan dos programas que tienen “riesgo de retrocesos”, en dos programas más se calificó su implementación como un “desastre” o “desorden”, por lo que se hacen recomendaciones para mejorarlo y en otro más se detecta la “duplicidad” con otro programa gubernamental.

En el caso de Fertilizantes, la evaluadora que realizó el documento base para el Coneval califica como un “desastre” su implementación piloto en Guerrero, ya que los campesinos no beneficiados cerraron carreteras, realizaron manifestaciones, y se terminó entregando el beneficio a todos los solicitantes sin priorizar a los pequeños productores.

En adición, en becas Benito Juárez a educación media superior se detectó que el pago de los apoyos “fue desordenado, poco profesional, empezó tarde y fue demorado, principalmente, por la falta de planeación e improvisación”, lo que ha derivado en suspensión o interrupción de clases, cada vez que se entregan las ordenes de pago a los estudiantes, en sus planteles.

Otro hallazgo fue que cinco programas no tienen bien definida a su población potencial y su población objetivo, lo que dificulta que los recursos en verdad lleguen a las personas que lo necesitan pues se entregan en municipios marginados, pero la entrega no se cruza con los indicadores de pobreza.

Así lo determinó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su más reciente Evaluación de Diseño con Trabajo de Campo a 17 programas sociales prioritarios de la actual administración, estudio que realizó con apoyo de diversas organizaciones evaluadoras.

Actualmente, las recomendaciones de las evaluaciones están siendo atendidas por las dependencias responsables.

En tanto, durante el primer año de aplicación de estos 17 programas, en Créditos a Ganaderos a la Palabra, Cultura Comunitaria, Producción para el Bienestar, Fertilizantes, Discapacidades Permanentes, Madres Trabajadoras, Jóvenes Construyendo el Futuro, Programa Nacional de Reconstrucción, Programa de Mejoramiento Urbano, Microcréditos para el Bienestar y Universidades Benito Juárez sufrieron recortes en 2019, mientras que se presentó el caso extremo de Agromercados Sociales y Sustentables que desapareció en mayo de 2020 y no tendrá presupuesto en 2021.

Programas

De los programas, la evaluadora que revisó Jóvenes Escribiendo el Futuro consideró que, si bien fue uno de los pocos programas que planteó mecanismos en su Matriz de Indicadores que lo impulsan a buscar resultados, afirmó que “el planteamiento del problema público que se busca resolver con el programa no es preciso en cuanto a la población específica que lo padece, pues no se sustenta la problemática del abandono escolar en las poblaciones en situación en pobreza y vulnerables, que justifican la existencia del programa”.

Destaca que de otro programa insignia del gobierno, Jóvenes Construyendo el Futuro, se refiere que “el problema que se busca revertir con esta intervención no está definido con precisión y ha dado lugar al empleo de diversas categorías, tales como exclusión social, exclusión laboral, (baja) empleabilidad o (escasas) habilidades y hábitos de trabajo”, dejando sin definición clara en cuál, específicamente, se centra el objetivo principal del programa.

En tanto, en Sembrando Vida, se concluye que no se puede medir si en verdad este programa “genera empleos, disminuye las carencias en alimentación nutritiva, mejora los ingresos de los beneficiarios e incrementa la sostenibilidad del territorio reforestado”, programa al que se le invierten 28 mil millones de pesos en 2020.

De los programas de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), se menciona que el de Reconstrucción tiene duplicidades con otro instrumento existente del gobierno que es el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), y sobre el de Mejoramiento Urbano, se afirma que no queda claro el porqué subsidiar a gobiernos locales derivará en mejorar sus planes de ordenamiento territorial.

Con info de Excélsior



TE RECOMENDAMOS