Javier Lozano, no va a llegar


By VEME - 05/22/18 7:22 AM




EL PRIVILEGIO DE OPINAR

Manuel ® Ajenjo       

El vocero de José Antonio Meade, el senador poblano Javier Lozano Alarcón, se metió en problemas, cuando, el pasado viernes, subió a las redes sociales un video en el que, por expresar que Andrés Manuel López Obrador ya está viejo para gobernar, nos pasó a calificar de inservibles a todos aquellos que estamos instalados en el sexto piso o más arriba en el edifico de la vida. (López Obrador tiene 64 años)

En el susodicho video, que ya fue bajado de la red por su autor, aparecía de espalda a la cámara, en el asiento del chofer de un automóvil, un hombre con la cabellera blanca. A su lado, en el lugar del copiloto, una mujer joven, su hija le preguntaba: “-Pa´¿qué haces aquí? –Quiero manejar. –Pa´te hemos dicho mil veces que ya no puedes manejar, pero no nos escuchas. –Claro que puedo manejar, ¿dónde se pone la llave? –Pa´ este carro no usa llaves”. Luego aparece una leyenda: “Si alguien ya no está en condiciones (¿en condiciones de qué?), quiérelo y respétalo, pero no lo dejes manejar un país”.

Hasta el momento nadie sabe si el video fue subido a las redes con la autorización de José Antonio Meade, o bien, su vocero se fue por la libre y transmitió la comunicación de motu proprio lo cual sería un desacato. Como haya sido, el mensaje tiene un error garrafal de marketing: Con el video ya  reseñado, las personas de la tercera edad se dieron por aludidas y se sintieron conceptuadas como inútiles por un candidato, que a través de su vocero, hace pública una opinión políticamente incorrecta.  Tal parece que el creador de la comunicación aludida, desconoce que el sector de las mujeres y los hombres denominados adultos mayores lo formamos 14 millones 295 mil 630 ciudadanos empadronados -según datos del INE, corte al 16 de junio de 2017-, cantidad nada despreciable, más aun si se considera que ésta franja de electores es la  menos renuente a presentarse en las urnas para emitir su voto.

El mensaje puso de manifiesto que Lozano desconoce que existen automóviles, además de los de modelo viejo que son los que usan la mayoría de los habitantes del país, los de último modelo -compactos o económicos-, que se ponen en marcha con llave; tal vez su ignorancia se deba a que él está acostumbrado a manejar únicamente autos de lujo como la camioneta Cadillac –con valor de un millón de pesos- que en el año 2012 le regaló o le prestó para hacer su campaña, el insigne capo huachicolero Othón Muñoz Bravo, alias “El Cachetes”. (Finísima persona).

Comparar al país con un automóvil moderno y de lujo, que se pone en marcha sin llave es, en mi opinión, un parangón sumamente optimista del senador poblano. A mi modo de ver, si México fuera auto sería una desvencijada carcacha, subida en ladrillos, porque sus choferes, después de chocarla, han vendido sus partes,  inclusive las llantas.

Javier Lozano Alarcón cumplirá el próximo 21 de noviembre 56 años. Aplicando su propio criterio, le quedan ocho años seis meses de vida útil.

 

Viejos los cerros

El legislador poblano con fama de  chapulín inició su vida política en el PRI partido al que perteneció desde 1980 hasta el 2005. Brinco e ingresó al panismo el 30 de julio del 2007; antes, el 1º de diciembre del 2006, había sido nombrado, por Felipe Calderón, secretario del Trabajo y Previsión Social, el partido blanquiazul lo llevó al Congreso de la Unión en el año 2012. Renunció a Acción Nacional, pero no a la senaduría, el pasado 9 de enero. Al otro día regresó al PRI y fue presentado como Vicecoordinador de mensaje y uno de los voceros del candidato Meade.

    En lo personal, tengo muchos amigos que rebasan los 70 años y que siguen en activo, capitalizando para bien de las empresas en las que están contratados, o para su propio beneficio, la experiencia desarrollada durante largo tiempo en el menester que eligieron como modo y realización de vida.

Hablaré del caso que mejor conozco, el mío. Tengo 72 años, durante muchos años, la actualidad no es la excepción, he tenido dos trabajos a la vez. Además, desde hace casi ocho años, soy miembro del Consejo Directivo de la Sociedad General de Escritores de México  (Sogem). En abril del año 2009, a los 63 años de edad, comencé el aprendizaje como redactor de esta columna que publico dos veces a la semana en El Economista.

Una anécdota para terminar. Tuve la satisfacción de ser amigo, en los últimos años de su vida, de Germán Valdés “Tin Tan. Murió joven a los 57 años, de cáncer en el hígado. Ya con la enfermedad encima y los estragos de ella reflejados en su persona, manejaba su automóvil, lo acompañábamos su hermano Antonio y yo. En un alto se acercó, al auto, un vendedor de Lotería Nacional. Al ver al deteriorado don Germán, le espetó: “Tin Tan, ¿eres tú? ¡Qué jodido estás¡”. Con sabiduría, el actor cómico más completo que ha dado México, le dijo al billetero: “Pues cuídate, carnal, porque si sigues así de pendejo no vas a llegar”.



TE RECOMENDAMOS