Érase una vez un debate…


By VEME - 05/17/18 8:09 AM



Los protagonistas

¿Comparten conmigo la idea de que Puri Carpinteyro, con ese tono dramático de voz, sería una excelente actriz de radionovelas?

Le doy toda la razón a Claudia Sheimbaum… ¡Quién rayos quiere hablar de los ex maridos!

Y Alejandra Barrales quiere “darle voz” a los que no la tienen, han pasado ocho meses y el gobierno de Mancera nunca le dio voz a los damnificados de esta Ciudad…

¡Qué divino que Mikel Arreola hable de incompetencia cuando él la encarna!

¡Quiero que Puri de una lectura en atril de mi próximo libro de poesía! Me seduce su dramatismo…

Ya veo a Mikel Arreola transportando a cubetas el agua a cada uno, para que no nos falte… Él lo prometió.

Lorena Osornio debe ser un holograma, reiteró cuatro veces que “no es su voz, es la voz de los vecinos” hablan a través de ella, la Ciencia Ficción qué…

Mikel Arreola: “debemos hacer cirugías en fin de semana, lo sé bien”… ¿Lo habrán trepanado en este puente, por eso lo sabe?

Mikel Arreola promete que con él los niños van a comer dos veces al día… ¿podemos ir los papás de los niños a comer con ellos? No tenemos chamba.

¡Qué divino Mikel Arreola, fuera del PRI los otros partidos son corruptos! Esa sí es una revelación…

Puri Carpintero es la heredera nata de Catalina Creel, nomás le falta el parche…

Sí las clínicas de las adicciones han sido un éxito, Alejandra Barrales, por qué no has ido a terapia en ellas para que dejes de mentir… La mentira es otra forma de adicción.

Si, según Mikel Arreola, Sheimbaum nos debe un examen antidoping… Arreola nos debe un examen neurológico.

Ya s’ta, Rascón ya nos invitó al pachangón en el Salón Los Ángeles. ¡¡todos a bailar!!

Puri, me conmoviste, pero la joya eres tú…

“Si quieres que te sigan robando…”, dice Mariana Boy, pues que el Niño Verde devuelva la lana de las casas en los Iunaites… pa’empezar.

Pienso que la mejor declaración del debate chilango fue cuando Alejandra Barrales le dijo a Mikel Arreola: “Los capitalinos no se merecen mentiras, aunque sean príistas…”. Mira nomás cómo se las gasta esta señora.

Enzia Verduchi